sábado, 10 de diciembre de 2011

Otra visión. El todo por el todo





Hay aquellas palabras que te encuentran
y otras en las que da gusto perderse.

Busco las que reúnan ambos dones.



De "Bumeranes". Reinosa, 2011

domingo, 6 de noviembre de 2011

Blablablerío


Yo sé que nadie se baja del burro para que el burro descanse, sino porque se cansó de ir en burro o porque llegó al final. Nada cambiaría si lo blanco fuera negro y lo negro blanco. He vivido para saber que nada tiene remedio, que las palabras son liantas y dejan las cosas como son y como serían aunque las dijéramos del revés. Hay quien gana cuartos por liar con las palabras, quien vive de ojear mentiras, porque todo dios va buscando sacar la tajada más grande. Por eso nadie busca la verdad, sino ir a su avío. 

Luis Berenguer ("El mundo de Juan Lobón")

sábado, 29 de octubre de 2011

Autumnal


en un gajo de luminosa fruta
la plenitud se embosca
el universo esplende resumido
lo increado trasparece y alborea
su caótica imagen

                                  con un gajo
de luminosa fruta el sol envida
y una honda aceptación
se abre paso en la boca
                            como un gozo
anterior a la sed
                igual que un nombre
huérfano de alfabeto y letanía

("Vulnerable a la luz". Colección Provincia. León, 2007)

martes, 20 de septiembre de 2011

O tempora...!


tanta arenga airada
tanto inicuo sermón
tanto mitin transido
tanto fatuo simposio

y total
     para qué

¿para poner más puertas
a la harina y al agua?

                  *

otra vez huele a siglos
y a mundo por hacer
y a su ruina

                  *

estos siglos de siglas
estos tiempos siameses

¿la historia? 

un popurrí
de líricas nostalgias
y épicos olvidos


                                               ("Bisontes en la cueva de la voz". Soria, 2010)

martes, 5 de julio de 2011

Derecho de autor

Te puedes descargar este poema.

Puedes, incluso, hacer pira con él,
una pájara, un barco de papel;
lucirlo en tu dicción, como un emblema.

O te puedes ahorrar cada fonema,
y las alas, y el lírico bajel.

Lo puedes apagar contra tu piel
y hacer como que no (que no te quema).

Mas, hagas lo que hagas, ten presente
que lo que te descargas es mi vida
o que lo que te ahorras es amor.

No te bajes la tinta solamente;
ya puesto, bájate también la herida.

¿O ni esto es un derecho del autor?


                                               ("Amagos & impromptus". Vélez-Málaga, 2011)

viernes, 24 de junio de 2011

Contemplación de los fuegos


Alas y más alas. El solsticio de verano
vuela con alas blancas, con alas negras,
con amarillas, y rojas, y azules alas.

Que no se detenga...

Ni en la rama donde se amecen los conjuros,
ni en la raíz que arrastra su chispa bajo tierra,
ni siquiera en el aire, ni en las voces.

Que no se detenga...

Ni en la luna postiza que celebran las charcas,
ni en los ojos del gato ahogado entre las piedras,
ni tampoco en los sueños, ni en la espuma.

Que no se detenga...

Ni en las maromas lánguidas que sujetan el cielo,
ni en el noray que empuña orillas y quimeras,
ni en las sombras que olvido, ni en su luz.

Que no se detenga...

Ni en las conchas saqueadas donde arrecia la noche;
ni en la espiga del humo que desgrana, mistérica,
el color de otras alas: ya no rojas ni azules
ni amarillas, ya no blancas ni negras.

Sobre este corazón, donde apenas se acaba
junio, donde respiro sus candelas
y donde te amanezco, Amor:

                                                 ¡que no,
que nunca se detenga
esa doble ceniza que es el miedo
a no encontrar en llamas tu tiniebla!


 (Del libro: "Diván de atisbos y contemplaciones". Granada, 2001)

domingo, 15 de mayo de 2011

De parte de la vida

Para Francisca Álvarez Antúnez, tita Paca, in memóriam.


Cuando chiquita, tenía que contarle
todos los días el cuento de cuando ella fuera vieja:
<<Mi Rosita ya tiene ochenta años>>... y siempre así.

F.G. Lorca

Aunque no estás, hablemos. Digámonos lo mucho
que llega a dar de sí el silencio en la casa;
o de qué poco sirve regar los arriates
de la ajedrea, la yerbabuena y la albahaca,
cuando se cae el cielo, como ahora, a lo tonto,
a copos de algo tierno que ni nieva ni escampa.

Y por hablar, hablemos también del otro tiempo:
ese que no se tiene cuando tampoco falta;
de cómo va a arder Troya, de cuándo será el día
que las ranas críen pelo, de por qué la sustancia
del caldo la da el tuétano, de lo que vale un peine,
de lo que dura un sueño, de qué tiene importancia.

Fuera del tiempo tú, hablemos como nunca,
cual si diéramos cuerda a la voz ensimismada
de un corazón que pone sus motivos en hora,
o cual si, desde siempre, la vida nos hablara
con ese cuchicheo de río prodigioso
que ni nos cuenta todo ni nos oculta nada.

No sé si nos dijimos alguna vez lo lejos
que cae el horizonte, y que cuánto se tarda
en llegar a esos sitios que no son repentinos,
que están ahí cada día, a una incierta distancia
(quizá lo hemos hablado, pero de otra manera;
claro que sí, seguro, en otras circunstancias).

Lo que se tercia ahora es hablar de este asunto
que te tiene en silencio, que me estruja una lágrima,
que tanto nos concierne: a ti porque hace frío,
a mí pues no sé adónde enviarte esta bufanda;
conque mejor será que, al alimón, movamos
no un brasero de sombras sino este asombro en ascuas.

Y así, ya sin la prisa que el frío le mete al cuerpo,
sigamos conversando, arropados por la enagua
de una mesa camilla redonda como el mundo,
aunque no tan antigua, pero mucho más plana;
sobre todo, sigamos sin creernos del todo
que somos como somos por llevar la contraria.

Imagina que hablamos sin continencia alguna,
haciendo honor a nuestra especie estupefacta,
lo mismo del cordero de Dios y las vigilias
que de roer los huesos y mojar en las salsas;
lo mismo de los novios que se te han extraviado
que del que no te dio San Antonio de Padua.

Ya que no estás, hablemos de lo que da sentido
a que no estés o a estar eternamente en Babia.
Y es que hay por todas partes un no sé qué de ti,
un sol de refilón, una nube que pasa,
el triste estrago dulce de una frase inaudita:
Tú no te has hecho vieja, te ha ido faltando infancia.

Y porque sí que estás, aunque ya no te quejes
de tu esguince perpetuo, de tu asidua lumbalgia,
ni te tomes a pecho jarabes agridulces,
ni tengas una cita para hacerte otra placa;
hablemos, sin rodeos, de este dolor continuo
de amar tanto la vida y haberte apeado en marcha.

Si es por hablar, hablemos igual que hablamos solos,
lejos de habladurías, valgan las redundancias;
pues, apenas pensarlo, todo parece dicho,
todo tan claro que para qué las palabras.

Y sin embargo, ¡cuánto me duele no escucharte
hablar como quitándote un gran peso del alma!


Premio Internacional de Poesía “Fundación Jesús Serra” 2011
Grupo Catalana Occidente & Ayuntamiento de Palafrugell

jueves, 31 de marzo de 2011

"Como esperando abril"

No mucho más allá de esta ventana, dan los ojos con una tempestad de comején preelectoral. Y es que este año toca. Que por mayo, será por mayo, etcétera. Nada nuevo sub sole ni junto a los trigales encañados. Así que, en estos primeros arpegios que despacha la megafonía, vuelve a quedar claro, un cuatrienio después, que no van a ahorrarse ni una patraña propia con cargo a presupuestos comunes. ¿Van? ¿Quiénes? Suspicacias y transiciones aparte, no habiendo listas abiertas y siendo el sistema el que es más lo que le cuelga, estas son preguntas retóricas.

No mucho más allá de esta ventana, los ojos empiezan a necesitar algo más que un perro, un bastón, una mano, una fe. Y es que el perro se ha hecho fijo a sí mismo, el bastón ha acabado descargando en las espaldas de siempre, la mano anda metida en el cajón, y la fe -pues eso- como esperando abril.

lunes, 21 de marzo de 2011

Día mundial del asunto


ALZAMIENTO DE BIENES

Nosotros, que ponemos
en pie un menhir sin que nos pertenezcan
la piedra ni el cimiento ni la altura,
que de tedios livianos como naipes
un taj mahal funámbulo construimos,
que hasta aguantamos la respiración
por colocar en la inestable cúspide
una última mirada debutante.

Nosotros, alarifes del poema,
pasantes de la entraña, manigeros
de asombros y rutinas,
si no alzamos la voz,
   nada erigimos.

domingo, 20 de marzo de 2011

Dubia tempora


HOJA DE LAMENTACIONES

Malos tiempos, Señor, para la lírica.
Nada nuevo hasta aquí. Ninguna víctima
que se haga pasar por quienes fuimos
o tratamos de ser. En el principio
no existían la luz ni la frontera,
pero todo se anduvo. En cada cueva
se encendía el milagro: Hágase el flexo.
Y el verbo se hizo cable... Ya los reinos
casi eran de este mundo, y habitaban
entre nosotros salmos y quijadas.

Estamos en las mismas. Vive el hombre
golpe a verso, Señor; pero más golpes
que versos cada vez, muchos más golpes.

martes, 8 de marzo de 2011

Muchos más de cien años



GRAMÁTICA PARDA

A él le han acostumbrado a creer que la vida
son dos días, dos tragos y un par de nalgas fáciles.

A ella se le ha propuesto, casi a modo de hipérbaton:
“Con ese par de nalgas, en dos días, la vida
podría fácilmente recompensarte el trago.”
                
(Hay barbaries que tienen que ver con la sintaxis)

Minucioso preludio


El pertinaz aroma de las pérdidas,
unas fotos movidas donde apenas
te reconoces, ese acordeón
que no sabes tocar y al que te abrazas,
cáscaras de maní por el jersey,
¿Darwin?, ¿ Marx?, ¿ fray Leopoldo?,
el póster que
sigue evolucionando con tu especie,
coleccionar errátiles palomas,
tu vocación, tus equivocaciones,
una última calada al verbo “amar”,
unas gotas de lluvia hechas a mano,
un arcoíris pintado con la voz,
algunas de esas horas medio muertas
a las que has dedicado media vida,
el menú de los días sin sabor,
los doce últimos meses de tus años,
cuanto has ido dejando para luego
-para el siglo que menos te lo esperes-:
cualquier minucia pone al corazón
al borde del poema, es su preludio.

"Vulnerable a la luz". Colección Provincia. León, 2007