viernes, 10 de febrero de 2012

Quid faciant leges, ubi sola pecunia regnat,
aut ubi paupertas vincere nulla potest?
                                                                                                                                                                         
                                                                                                                                                                               (Petronio)

Este otoño se lleva el color malva
y rimar entelequias.

El corazón tictacea cutrez
y entre palomas que ya no se equivocan
la bosta llega al cuello
del prócer en la plaza.

Sondeos sociológicos indican
que la ilusión provoca descreencias
(y que las descreencias, ilusión).

¡Ingenuos al poder!

El futuro es una zanahoria,
una oferta insolvente
rayando en la astringencia.

¿Qué puede hacerse, si
la vida vierte aguas
al desentendimiento y la evasión?

Es siempre el mismo llanto:
estar hartos de ser
trasfusión de silencio
y arritmia tautológica,
hartos de abandonar el esternón
en manos de rijosos gladiadores.

De las revoluciones
quedan sólo unas granzas
de envanecida libertad, las heces
de un mosto de utopías.

Se va el fuego en el humo.

Con cada escalofrío
vuelve una glaciación.

Es otoño en la piel de las metáforas
y se llevan los tonos medievales.
                       
Nadie ha aprendido nada
pero todo es sabido,
todo es cultura al dente, 
“indianayons” y ayuda humanitaria.

Es como si emitieran
-en directo-
el pasado.

("A ras de mundo". Vitoria, 2004)

lunes, 6 de febrero de 2012

"Nada más animal que una conciencia limpia (...)" (Wislawa Szymborska)


                                                      Collage de W. Szymborska


ASISTENCIA A LOS ACTOS

También la hosca conciencia se acicala
para asistir a actos de los que apenas sabe
el lugar y la hora.

                                Los motivos
alegados por los anfitriones
figuran asimismo en la verjurada súplica
y suelen consistir en un pretexto
para el gregario boato.
     
                                          La conciencia
no es de huraña condición ni gasta
doblez en sus modales, aunque deba
sopesar la efusión de los saludos
y descreer, francamente,
de la mayordomía de los vanos afectos.

Nunca nos pone a salvo la conciencia,
ni nos presta su voz en el corro locuaz
del gracioso nepente;

pero cuentan con ella     
los actos de clausura,
porque tiene costumbre
de dictar los discursos de la náusea.

                                               ("El que cuenta las sílabas". Ed. Denes. Valencia 2008)