miércoles, 3 de abril de 2013

 
                      (La noche de los pobres. Diego Rivera)

               Que no son, aunque sean.
                        Eduardo Galeano
                                                             
Los seres lastimados
nacieron adaptándose a la espuela,
a la onomatopeya de los látigos,
a un aro de farándulas e incendios...
-perennes en la arena costumbrista
de la media verónica o el podio
de los domesticados-.

Así los corazones,
soportando las cinchas de la pena,
mordiendo los bocados del coraje,
galopando –sin tregua- entre los suyos,
con esputos y restos de barbaries
aliadas del fuego y la codicia.

Son piedras flageladas
en el musgo aparente de sus pieles
-por dentro, vibran cauces
de innata rebeldía y sediciones
de rayos arteriales-;
pero trotan, sonámbulos, inmóviles,
hacia el establo de los horizontes.

Los seres lastimados,
los seres con agallas invisibles,
los que van derramando, gota a gota,
su sangre sin carisma de proeza
sobre angulares fustas del agravio,
los babeantes seres que contemplan
dócilmente sus vísceras golpeadas,
los que sufren rejones en la carne
y mueren abrazándose a la tierra:

¡¡¡LOS SERES PODEROSOS!!! 
                                       
                                                                                     (De "Hégira nocturna". Badajoz, 1988)