jueves, 4 de septiembre de 2014

Podemos, pero ¿queremos?


Son los mismos y dicen lo mismo. Automáticamente los mismos y lo mismo. ¿Regeneración? ¿Cambios? Birlibirloque. ¡Equilicuá! Los mismos que dicen lo mismo por los mismos otros que dicen contrariamente lo mismo. Y así la misma cantinela cada día. Somos gente preparada. Los jóvenes están muy preparados. Las mujeres son las que más preparadas están. En las listas solo vamos gente preparada. De más o menos edad, más o menos varones, pero preparadísimos y preparadísimas todos y todas. A mí, particular y ecuménicamente, me interesa más que las personas estén dispuestas, saber que están dispuestas y, sobre todo, a qué. Porque, como es sabido, después del preparado viene el listo. Y luego, ¡ya! A mí, particularmente, no me entusiasma tanto si podemos como cuál sea nuestra voluntad. Y, ecuménicamente, me importa más que queramos y que sepamos qué. Y qué no. Y que sea justo.