viernes, 26 de junio de 2015

Nel mezzo del cammin, más adelante


















Nada más

Emocionándonos con cualquier cosa.
Con la palabra que nos encuentra
en un claro de la selva oscura
después de tantos años y añusgos profiriéndola.
O con la sapidez de las raíces de la achicoria
hirviendo contra el frío y las carestías
minutos antes de las tres en punto de las madrugadas.
O, precisamente, con el fugaz ángulo recto
que forman -a esa hora- dos maneras distintas
de existir y avanzar en el mismo sentido,
dos desiguales sombras del instante.

Emocionándonos por todo.
Por la primera vez de claudicar
el abdomen de una palabra
escuálida y hambrienta, cuyo acento
es punzada de luz que recae en la sangre.
Y por la sangre devenida en música y viceversa.
Y por cierta perplejidad
ante cierta barbarie contraída hace tiempo,
pero no tanto como para haberla condonado.
Y por el vicio sepia
de visionar esdrújulas, escrúpulos y metáforas.
Y por el fetichismo abstracto
de manosear los pantis negros de la culpa.
Y por la celebración -a altas horas- de las derrotas.
Y por algo tan vulgarmente prodigioso como la vida.
Y también por algo tan prodigiosamente vulgar
como tratar de comprenderla.

Emocionándonos con todo, por todo. Nada más.

("La vida que esperábamos". Navia, Asturias, 2014)

martes, 16 de junio de 2015

Mínimos comunes














No te esfuerces en ser distinto.
Ya lo son los demás.

"Bisontes en la cueva de la voz". Col. Leonor. Soria, 2010

lunes, 8 de junio de 2015

eu que não sei o que sou
















Não sou nada.
Nunca serei nada.
Não posso querer ser nada.
À parte isso, tenho em mim todos os sonhos do mundo.

………………..

Sempre uma coisa defronte da outra,
Sempre uma coisa tão inútil como a outra,
Sempre o impossível tão estúpido como o real,
Sempre o mistério do fundo tão certo como o sono de mistério da superfície,
Sempre isto ou sempre outra coisa ou nem uma coisa nem outra.


(Dos fragmentos de "Tabacaria", Álvaro de Campos. 15-1-1928)