lunes, 14 de septiembre de 2015

Oda beoda













Dichosa tú,
que halagas y empalagas
a quien soy en el fondo,
como el vermú a la sola
aceituna;

que, igual que el vino,
al paladar más solo
das la razón,
su tánica impostura;

que, aguardentosa y nidia,
el enhiesto reptil
de una culpa amortajas.

Oh, sí, dichosa tú,
maldita, alambicada,
fiel, desabastecida
y beoda sed mía,
por hacer que mi alma
cante y se tambalee.

"Fundamentos portátiles". 2006

jueves, 3 de septiembre de 2015

Contra la nada


















Fuerza eólica

Como enjuga el solano
las sábanas tendidas
en las jarcias de luz de una azotea.
Y también, como el ábrego acarrea
las nubes en sus idas y venidas.
O con esa dulzura
con que el favonio roza las amuras
del mundo. Y al contrario,
con visos de adversario,
de súbita galerna desatada.
Así soplas en mi alma, en la entretela
de mi existir. Así empujas mi vela.
Así rolas, amor, contra la nada.

                                   
                                   "Rendezvous". Ed. Aguaclara. Alicante, 2014
                                   Foto: Bullit Márquez/AP